Clara de huevo y la tensión arterial

Han sido durante mucho tiempo demonizados, pero en los últimos años y gracias a investigaciones recientes los huevos van ocupando de nuevo su lugar como ingredientes importantes, y saludables, dentro de nuestra dieta. El último trabajo en mostrar alguna de esas bondades señala a la clara del huevo como una posible ‘herramienta’ para luchar contra la tensión arterial elevada. No obstante, no hay que lanzarse a la cocina a consumir incansablemente tortillas, huevos fritos o cocidos sino que lo ideal, de momento y como en el resto de las cosas, es la moderación.

Es una de las ponencias del último congreso de la Sociedad Americana de Química, y sus datos vienen a engrosar la evidencia científica de que la clara del huevo puede ser un gran aliado de nuestra salud. “Nuestra investigación sugiere que puede ser otra razón para denominarlo ‘el increíble, y comestible huevo”, afirma en un comunicado Zhipeng Yu, de la Universidad Jilin, en Changchun (China), y principal autor de esta investigación. “Tenemos evidencia procedente del laboratorio de que una sustancia de la clara del huevo -un péptido, es decir, uno de los bloques de las proteínas- reduce la tensión arterial más o menos como una dosis baja de Captopril, un fármaco antihipertensivo”.

Tanto este investigador como sus colaboradores de la Universidad de Clemson (Carolina del Sur, Estados Unidos) utilizaron ese péptido, denominado RVPSL, en ratas de laboratorio que habían desarrollado hipertensión. Tras alimentar a estos animales con esta sustancia, los roedores presentaron una disminución en sus cifras de tensión arterial, similar a la que se obtiene con el medicamento Captopril, y sin desarrollar ningún efecto secundario.

Parece que el péptido RVPSL inhibe o bloquea la acción de la enzima conversora de la angiotensina, que es la diana de la mayoría de los tratamientos antihipertensivos. “Nuestros resultados apoyan y mejoran los resultados previos de este tema. Son lo suficientemente prometedores para continuar con nuevas investigaciones sobre los efectos de este péptido de la clara del huevo en la salud humana”, señala Yu.

Por otro lado, parece que el calor no altera las propiedades de esta molécula, por lo que los huevos podrían mantener sus propiedades después de cocinarlos. Algo que se ha observado en otro estudio, publicado en ‘Journal of Agricultural and Food Chemistry’, y que curiosamente demuestra que la proteína, tras ser frito el huevo, mostraba mayor capacidad para reducir la tensión arterial que si el alimento era cocido, aunque para ello se requiere menor temperatura.

Yu considera que los péptidos de la clara del huevo, tanto si se ingieren al tomar el alimento o a modo de suplementos, podrían ser útiles como una ayuda a la medicación para la hipertensión. Pero, de momento, señala este investigador, las personas con este problema no debería cambiar sus hábitos o, por lo menos, hablar con su médico.

Artículo: www.elmundo.es


Entradas relacionadas

Deja un comentario