Un viejo y barato medicamento, nueva arma contra los infartos

El metoprolol es un medicamento de la familia de los beta-bloqueantes, con más de 30 años y con un precio de menos de dos euros. Hasta ahora, se inyectaba a a los pacientes que habían sufrido un infarto durante las 24 horas siguientes a su salida de quirófano.

Nunca se había administrado nada más tener lugar el infarto, bien en la ambulancia o bien en urgencias. Pero un primer ensayo en este sentido por parte del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares ha finalizado con unos resultados sorprendentes:  Reduce en un 21% la lesión cardíaca, lo que se relaciona con una importante mejora en la expectativa de vida, y apunta a  un cambio del protocolo de atención los enfermos cardíacos (cada año se diagnostican 50.000 infartos en España).

El infarto agudo de miocardio se produce cuando se obstruye una arteria coronaria. El tratamiento convencional contra esta patología consiste en practicar al enfermo una angioplastia, introduciendo una especie de pequeña pelota hinchable a través de un catéter en la arteria ocluida, para llenarla de aire, dilatar el vaso y restablecer el riego sanguíneo.

Deja un comentario